Llagas bucales. Causas y tratamiento

Pocas cosas son tan molestas como las llagas en la boca. Estas pequeñas úlceras, también llamadas aftas, son lesiones leves que no representan gravedad aunque son incómodas y dolorosas. 

Suelen aparecer en las zonas blandas de la boca, como la lengua, dentro de las mejillas y en el interior de los labios. Tienen forma redondeada con apariencia blanquecina y bordes rojizos, pudiendo presentar diferentes tamaños. No son contagiosas y normalmente se curan por sí solas en pocos días. 

¿Por qué aparecen las llagas? 

Las principales causas de su aparición están asociadas al estrés o a pequeñas lesiones traumáticas generadas por la ortodoncia, aparatos dentales, prótesis desajustadas, comida muy caliente, etc. 

¿Cómo curar las llagas? 

Aunque las llagas suelen requerir solo de paciencia, no hay un tratamiento específico para eliminarlas de forma rápida. Existe una gran cantidad de remedios para aliviar el dolor, acelerar su recuperación

Es fundamental evitar los alimentos ácidos y muy calientes, no tocarlas, ni cepillarlas e incluso en ocasiones evitar los enjuagues, así como el tabaco, estímulos que puedes provocar dolor agudo e inmediato en la zona que tarda varios minutos en desaparecer y dejan la zona dolorida.  

En cuanto a remedios, el más común es el uso de un medicamento tópico específico. Existen varios productos que prometen eliminar las aftas, pero lo cierto es que las deben cumplir su ciclo y estos productos son efectivos para aliviar el dolor y la inflamación en la zona.  

La mayoría de estos productos producen una ligera capa protectora tras su aplicación para facilitar su curación, que permanece durante unas horas, pero es necesaria su reaplicación constante. Otros, muy interesantes, son los que presentan ácido hialurónico que sí favorecen la regeneración. No existe una combinación perfecta para todos los casos.  

¿Se pueden prevenir las llagas? 

Como su causa concreta no está especificada, prevenirlas es algo muy relativo puesto que en algún momento alguna va a aparecer. No obstante podemos tener los siguientes cuidados. 

Evite las situaciones de estrés y ansiedad que pueden derivar en la aparición de llagas así como el consumo de tabaco que perjudican y retrasa el proceso de curación. 

En el caso de utilizar ortodoncia que suele producir heridas, utilice ceras dentales para cubrir las partes más irregulares, suavizando y disminuyendo el roce de nuestra boca con ella. 

Una vez hayan aparecido, o bien si aparecen de manera recurrente, se debe consultar al odontólogo para realizar un seguimiento y recomendar productos específicos. Debes acudir a una consulta siempre que su aspecto sea atípico o tarden en curar más tiempo del habitual.  

About The Author

Leave Comment